Put your hands up

Si me lo preguntan son el vallenato, el reggae y el rock mis géneros preferidos. Sin embargo, la música electrónica ha ocupado un lugar especial desde mi adolescencia.

En mis años mozos, tuve el privilegio de tener mi propio DJ residente, que en su tornamesa mezclaba vinilos de Technotronic y 2 unlimited, para regalarme originales compilaciones de house, que escuchaba en mi walkman.

Pero el paso de los años y el salir del país me alejaron del “chispun” y me acercaron más a lo tropical. El “chucu chucu” se convirtió así en la anestesia, para esos días en los que la nostalgia pesa más que la conciencia.

Como buena amante de la música, acepté la invitación de mi gran amiga y comadre, para ir por primera vez a Tomorrowland en el 2015.

Desde entonces me dejé sorprender, cautivar y enamorar por la excentricidad y ese aroma de paz y amor, que se respira en Boom, pequeña población (de tan sólo 17.000 habitantes), que año tras año, se convierte en la tierra sagrada de los amantes de la música electrónica.

Esta vez quise repetir, así que en febrero, hice la correspondiente fila virtual y luego de esperar, confiar e insistir logré conseguir entradas para mí y mis tres mosqueteras.

Al acercarse el verano, llegó a casa una caja de letras doradas, adornada con el inconfundible logo del ojo sobre la mariposa. En su interior se escondía un tesoro, que al darle cuerda y abrirlo, revelaba un mundo de fantasía. A ritmo de música circense, esta cajita feliz, le daba vida a una pareja de acróbatas, haciendo piruetas sobre un escenario de papel. Un abrebocas digno del espectáculo del que, una vez más, fui testigo.

IMG_6726

El último sábado de julio llegó y con la emoción de una púber, escogí la pinta del día, decoré mi cabeza con la tradicional corona de flores, y preparé este cuerpecito con un par de aguardientes, para entrar en calor y estar a tono con la espectacularidad del acontecimiento.

Bajo un cielo azul y despejado, se abren las puertas de este espacio sagrado, dándole la bienvenida a 60.000 almas que se deleitan con esta fiesta en la que la euforia es desbordante y la locura contagiosa.

Entrar al “Amicorum Spectaclum”, que traduce literalmente el espectáculo de la amistad, es pisar un mundo mágico, es hacerse protagonista de un cuento de hadas, en el que se le pone a uno la piel de gallina una y otra vez.

La exuberancia está presente hasta en las canecas de basura, decoradas en forma de flores exóticas. Así como en los atuendos de personajes sacados de los libros de los hermanos Grimm, que recorren los caminos que comunican los 17 diferentes escenarios.

El principal de ellos y el más concurrido es el Main Stage, que este año recrea un circo de 130 metros, en el que un carrusel da vueltas continuamente, mientras un par de Colombianos hacen acrobacias montados en una rueda de la muerte, al ritmo de la música de DJ´s como Tiësto, Axwel y David Guetta.

People of tomorrow

En contraposición con las pintas aburridas (como la mía), están los cuerpos semi desnudos, de pectorales y culos perfectos. Viejas despampanantes en bikini y escarcha en sus rostros. Dioses terrenales con abdominales tipo “chocolatina jet”, que levitan como si estuvieran en una pasarela gigante, chicaneando con el fruto de miles de horas de gimnasio y semanas de dieta intensiva.

IMG_6724
Foto tomada de Tomorrowland

Tomorrowland es un laboratorio de paz, allí, el mundo perfecto en el que las riñas y diferencias no existen, es posible.

Es un inmenso río de personas y colores, en donde no es extraño ver la bandera de Palestina ondeándose junto a la de Israel. Los colores de Siria bailan junto a las rayas blancas y rojas de Estados Unidos.

Aquí las fronteras, el color de piel, la religión y la política no existen. Lo único evidente es un profundo deseo por pasarla bien, hablando el idioma universal de la música.

Es esta la tierra prometida, el paraíso terrenal con el que DJ’s del mundo sueñan. Hacer un toque aquí es alcanzar la gloria y llegar a las puertas del cielo.

Mi fascinación por este lugar, nace pues de las memorias que aquí he escrito:

Pasar más de 12 horas bailando sin parar, al ritmo de rave, house y techno mientras las gotas de sudor recorren las pieles bronceadas y los cuerpos tonificados y esbeltos de los más agraciados del lugar. Perfectos extraños compartiendo el mismo espacio y la misma adicción al éxtasis que se siente al estar aquí y ahora.

IMG_6708Izar la bandera Colombiana, subida en los hombros de Stefan, un Suizo de 22 añitos, con abdominales marcados y piel acanelada por el sol. Un adonis con carita de ángel y una rosa roja en su pelo, quien tuvo la osadía (y la gentileza) de ponerse estos casi 70 kilos encima.

Ese instante mágico y liberador, me hizo gritar como una enana de emoción, pues en mis cuatro décadas de vida, siempre habia sentido envidia (y de la mala) de aquellas féminas afortunadas de tener un cuerpecito liviano fácil de cargar.

Llegar al clímax de la noche, mientras Fat Boy Slim tocaba “Rigth here, right now”, unida en un abrazo con mis compañeros de parranda, bailando bajo un cielo decorado con fuegos artificiales. Esto de verdad que no vale ni los cientos de euros que pagué para poder estar ahí.

Después de haber vivido esto, me atrevo a comparar a Tomorrowland, con lo que Woodstock significó en su momento, por ese absoluto sentimiento de fraternidad, de paz, de unión con miles de desconocidos, que se dan cita con un fin en común, pasar un día  glorioso, gozándose cada segundo, como si fuera el último, Carpe Diem total.

Así pues, señor lector, aquí le dejo una corta reseña, para desatar su curiosidad, para invitarlo a poner a Tomorrowland en su bucket list. Porque la vida nunca será igual después de haber pisado este mágico suelo y haber pasado un tiempo de locura total en la tierra del nunca jamás.

Live today, Love tomorrow, Unite forever

the world peace_stefaan_temmerman
Foto de Stefaan Temmerman

3 thoughts on “Put your hands up

Add yours

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

A WordPress.com Website.

Up ↑

%d bloggers like this: