Un día normal

Llevo ocho semanas dándome látigo por tener olvidada mi labor de bloguera, por dejar que las excusas hayan cubierto las ventanas de mi inquilinato con las cortinas del silencio.

Llevo varios esbozos e innumerables notas, que tomaron vida en mi celular, pero se perdieron en el camino hacía mi escritorio. Ideas preliminares que no pasaron de eso y puntos suspensivos que llenaron archivos en blanco.

Las horas pasaban y la perfeccionista en mí aún seguía de pelea con la musa, hasta el día en que en búsqueda del tema oportuno, mi memoria me llevó de regreso a una deliciosa conversación con Griet, mi coach personal.

Las letras y mi corazón se conectaron con esa sesión de crecimiento personal, que tenía como objetivo guiarme en mi nuevo reto profesional. Durante la charla le revelé a Griet mi dificultad para combinar las labores implícitas de la vida de madre y esposa, migrante y profesional.

Con profundo interés y mirándome a los ojos, me lanzó esta perla: “Querida, cuantos roles estás asumiendo hoy?”, sin titubear le dije: “Tres: mamá, esposa y profesional”.

Su mirada dudosa y un simple “Estás segura?” me llevaron a adentrarme en la profundidad de su cuestión. En ese momento, empecé a hacer una lista mental y a contar con los dedos de mi mano derecha los roles del día. La conclusión incial: mi diestra no me bastaba para tanta labor.

Desde ese entonces, la “pregunta del millón” me ha escoltado y ha sido responsable de darle vida a una lista nutrida y cambiante.

workingmom
Imagen tomada de http://akaaella.tumblr.com/

Ser madre, esposa y funcionaria pública ocupan los primeros lugares del listado, pues son mi papel protagónico, al que le dedico al menos el 80 por ciento de mi tiempo. El otro 20 por ciento se debate entre los papeles que asumo en la distancia y hasta con diferencia de uso horario: el de hija, hermana y amiga del alma.

Los ítems de la lista mutan a diario, a los anteriores se suman el papel de nieta (adoptiva), cuñada, sobrina, prima y madrina. Como también el de compañera de trabajo, asistente social para refugiados, ex colega, compatriota parrandera y hasta vecina.

Ya en este punto, los dedos de las dos manos se agotan y me valgo de los “ñucos” de los pies para enumerar también los roles que asumo conmigo misma: bloguera, content manager de mi vida social, pseudo deportista disciplinada y chef “cuasi” saludable.

Lo acepto, esta es otra de las tantas listas que he hecho en mi vida. Aquí el tema tiene raíces en mi naturaleza de “people pleaser”, en mi inmensa responsabilidad social y en la forma en la que asumo cada uno de estos roles como compromisos reales, a los que les meto alma,  vida y mucho corazón.

Mi carácter social y empático, esa dificultad para decir “No” y la preocupación por el bienestar de mi entorno, son factores que me regalan muchas satisfacciones, pero al mismo tiempo, me extienden la lista, provocando el debido stress y un tanto de ansiedad.

Desde que empecé mi nuevo trabajo, desde que volví a laborar tiempo completo, me agobia el sentimiento de saber que 24 horas no me son suficientes para asumir tanto. Me agobia ver la agenda familiar y no encontrar huequitos para no hacer nada, me agobia pensar que los últimos 12 meses se pasaron tan rápido como un TGV.

1Knpnvd
Foto tomada de Pinterest

Hacer ejercicio, llevar a los niños al colegio, ir a trabajar, salir a almorzar con los ex colegas, pedalear hasta el almacén para hacer mercado y llegar a casa a cocinar, llamar a la mamá para que vea a los nietos por facetime, acostar a los enanos, leer mensajes de whatsapp, facebookiar, llamar a la amiga que hace tanta falta y consolar a mi hermana cuando lo necesita, son un mini esbozo de un día normal.

Y en esas me la paso, saltando de un rol a otro, tratando de hacer felices a los que me rodean, complaciéndolos, llenando huecos en la agenda y tratando de sacar tiempo para entrenar, para respirar, para escribir o simplemente para no tener que hacer nada.

Con todo este corre corre, admito que hay roles que he descuidado, roles a los que la energía y las pocas horas del día no me dan para cumplir a cabalidad.

Esto me alejado de personas primordiales en mi vida, me ha hecho tomar distancia de papeles que hace un tiempo eran preponderantes. Pero me he dado cuenta que al establecer prioridades por mí misma, al tomar decisiones que para el mundo pueden parecer egoístas, he recobrado un poquito de la energía que estos meses fríos y oscuros me demandan.

Todo esta reflexión para hacerle un briefing a la extrovertida en mí, pa´ que deje la pendejada, pa´que deje de sentirse culpable al no aceptar una invitación, pa´que se goce los días sin plan, tal como se goza las parrandas. Este es un mensaje para esa nerda que habita en mí, para que se olvide de la berraca agenda, del celular, del Facebook y el Instagram, es una súplica a vivir en el aquí y el ahora, a vivir una vida inspirada en Horacio y su Carpe Diem.

Cómo diría Juanes “en un día como hoy caminaré más despacio…. en un día como hoy defenderé mi verdad”

5 thoughts on “Un día normal

Add yours

  1. Estamos en la misma onda de reflexiones sobre ir más despacio y con menos ocupación porque, como dijo Juanes, “la vida es un ratico” y entre tanto relleno en la agenda, los días pasan y la vida, en esas, se va sin mucho tiempo para disfrutarla.

    Like

  2. Un escrito perfecto para el Día de las madres, en el que millones de mujeres de sentirán identificadas con tus palabras. Excelente y honesta reflexión. En cuanto al rol de amiga del alma, solo puedo darte las gracias por haberlo cumplido a cabalidad. Te adoro!

    Like

    1. Gracias Mi Eve, gracias por siempre estar ahi y por ser testigo en primera fila de todos estos sentimientos y reflexiones. Te quiero con el alma

      Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

A WordPress.com Website.

Up ↑

%d bloggers like this: