Re con Sí lia Sí on

Recon SÍ lia SÍ ón

Si hay algo que abunda por estos días en las redes sociales son las columnas de opinión sobre el Si y el No, sobre los aciertos y los errores, sobre el futuro castro chavista que “supuestamente” nos espera o sobre el porvenir sin las FARC como actores armados.

Esta columna no pretende convencer y mucho menos acusar a nadie. Estas letras son tan sólo una reflexión acerca de este momento histórico y lo que representa para mi generación y para las venideras.

Desde que nací, hace casi 40 años, no he escuchado en los medios nada mas que conflicto, violencia y hostilidades. No puedo decir que he vivido la guerra en carne propia pues he sido afortunada, como tantos otros Colombianos, quienes hemos sido espectadores conmovidos con el terror de este lucha.

El tener la “fortuna” de no saber que es la guerra no me ha hecho ajena a lo que pasa en ella ni al dolor de las familias que han perdido a sus seres queridos. Desde que vivo fuera de Colombia, me he hecho mas consciente de los problemas sociales de mi país y del planeta, he visto otras guerras pasar frente a mi escritorio, donde con horror escucho las crónicas de las travesías de tantos refugiados que huyen de conflictos absurdos en Siria, Irak y Afganistán.

Screen shot 2017-06-07 at 11.51.15.pngEste momento histórico ha generado un ameno debate en el que cada Colombiano tiene algo que decir. Es así como nace esta disertación, gracias a esa controversia y a un comentario en facebook en el que se me pide argumentar mi apoyo al Sí, sin premisas románticas y con razones de peso.

 

Digo Sí porque he leído los testimonios de víctimas de la guerra quienes a pesar del dolor han pasado la página y hoy apoyan los acuerdos. Ellos dicen Sí porque no quieren que su historia se repita. Yo digo Sí porque si ellos pudieron perdonar todos lo podemos hacer. Digo Sí porque de esta forma es posible cambiar la historia.

Apoyo el Sí porque creo en el perdón, porque he leído como los conflictos de países como Irlanda del Norte, el Salvador y Sudáfrica han salido adelante después de sangrientas guerras. A través de plebiscitos y la participación de la sociedad lograron poner fin a situaciones tan atroces como el apartheid.

Al igual que en Colombia esos acuerdos eran lejanos a la perfección, pero fueron el inicio del fin de las hostilidades.

Digo Sí porque creo en el tribunal de paz donde nuestro país se enfrentara a la dolorosa verdad. Decido creer en el arrepentimiento que las FARC le demostraron recientemente a los familiares de las víctimas de la masacre de Bojayá y el secuestro y asesinato de los diputados del Valle, un hecho sin precedentes.

No creo en la venganza y el castigo, en lo que Sí creo es en la reinserción de ex guerrilleros, prefiero que los 7,6 billones anuales que iban a la guerra, vayan a parar a proyectos rentables que permitan su reintegración a la sociedad. Creo en las maravillas que se pueden hacer en el campo si los 22.000 millones de pesos diarios del conflicto se invierten ahí y no en las ciudades. Le digo Sí a devolverle la tierra a los campesinos, creo en un post conflicto en el que se invierta en educación, salud e infraestructura.

Le digo Sí a la conformación de un partido político donde las FARC puedan exponer y defender sus ideas, sin importar si son socialistas o comunistas, pues son a la final ideales políticos. Digo Sí a las 10 curules que recibirán en cámara y senado, le doy un Sí rotundo a la oportunidad de derrotarlos en las urnas con convicciones y no en el monte a punta de metralla. Creo en que cambiar las balas por votos es el camino correcto.

Digo Sí y asumo la paz como un compromiso personal, en el que respeto y acepto las diferencias. Mis amigos y familia saben que no comulgo con algunas de sus opiniones, pero aún así estoy abierta al dialogo y la disertación. Escucho, debato y reflexiono sobre sus puntos de vista y no los juzgo por su opinión. Porque estoy convencida de que la paz empieza por abrazar las diferencias y valorar la diversidad.

Creo en la recon-SÍ-lia-SÍ-ón nacional después de firmar los acuerdos, creo en una comisión de la verdad que desentierre la historia oculta de la guerra, que reconozca a las víctimas y que acepte los crímenes cometidos, creo en una reconciliación sin condiciones. Así podremos pasar la página, sin olvidar, pero perdonando y sanando las heridas para que esta atrocidad no se repita jamás.

Estoy convencida de que la mentalidad guerrerista del ojo por ojo y diente por diente es la que nos sumió en esta absurda guerra. Creo en que este es el momento justo para reconciliarnos, para aceptar la verdad y el perdón a cambio de silenciar las armas y establecer el debate político.

Apoyo el voto a conciencia, el voto documentado, el voto independiente. Condeno así mismo el voto basado en la desinformación, la frivolidad y el fanatismo político.

Estoy convencida de que la firma del acuerdo con las FARC no pondrá fin a los innumerables problemas sociales y mucho menos a la corrupción, soy consciente de que no brinda una solución mágica al abandono del estado, pero es un principio, es un gesto en el que decido creer y con el que quiero soñar.

Sueño con despertarme el 3 de octubre sabiendo que el fin de la guerra es una realidad, sueño con una Colombia incluyente, que le abre el camino a la diversidad de ideas para construir un nuevo país, un país que conoce su historia para no repetirla, un país que perdona y que sigue adelante.

Creo en los reportes del general Alberto Mejía en los que se seguirá hablando de las cero bajas desde el cese al fuego. Creo en los titulares de prensa en los que no se habla de muertos sino de un post conflicto basado en la reconciliación.

Y para seguir creyendo y soñando cierro esta columna con las sabias palabras de Hector Abad Faciolince “La paz no se hace para que haya justicia plena y completa. La paz se hace para olvidar el pasado, para disminuir el dolor presente y para prevenir el dolor futuro”.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

A WordPress.com Website.

Up ↑

%d bloggers like this: